¡Alerta ante el Sarampión!

Recuerde: Es importante consultar al médico si sospecha que tiene la enfermedad. No se automedique.

El Sarampión es una enfermedad eliminada en la región de las Américas en el año 2002, pero actualmente se registran casos de Sarampión que han sido importados.

Ecuador alcanzó la certificación de eliminación del sarampión en el año 2012. Sin embargo se registró un caso importado de Sarampión en el año 2016, que desencadenó una respuesta oportuna mediante la ejecución de acciones preventivas evitando así la re-introducción de esta enfermedad al país.

Ante el brote de Sarampión en nuestro país debemos estar alerta para no contagiarnos y así evitar su propagación, con la finalidad de minimizar el impacto negativo de una potencial epidemia en Ecuador.

Con esta finalidad, a continuación compartimos las siguientes recomendaciones:

¡Ponte al día en las vacunas!

Protege a tu familia estando al día con las vacunas: una dosis de la vacuna SRP (Sarampión, Rubeola y Paperas a los 12 meses (primera dosis) y a los 18 meses de edad (segunda dosis).

Aplicar un refuerzo de vacuna contra el Sarampión a los chicos de 1 a 15 años que no hayan recibido dos dosis en su oportunidad.

Si vas a viajar al exterior, acude a una unidad de salud para que te apliquen la dosis de la vacuna SR (Sarampión y Rubeola), misma que servirá para inmunizar a la población en riesgo.

La vacunación contra el sarampión está contraindicada en mujeres embarazadas y pacientes inmunodeprimidos (que no producen inmunidad). En los casos que está contraindicada la vacunación, se debe brindar profilaxis con una dosis de gammaglobulina.

 
 

Prevención dentro del hogar

Se ha demostrado que el virus persiste hasta dos horas en el ambiente y las superficies. En este sentido, es importante:

  • Ventilar los ambientes de la casa con frecuencia.
  • Desinfectar los pisos y otras superficies con una cucharada de desinfectante por cada litro de agua.
  • Los pacientes sospechosos de sarampión no deben salir de sus domicilios hasta siete días después del inicio de la coloración en la piel, durante este periodo de aislamiento no debe permitirse en contacto con miembros de la familia susceptibles (por ejemplos lactantes y adultos sin vacunar) y solo se permitirá visitas de personas vacunadas.